Retroanálisis de Desert Strike, un giro radical a los juegos de helicópteros por parte de EA

Retroanálisis de Desert Strike, un giro radical a los juegos de helicópteros por parte de EA

Echo la vista atrás, para recordar sagas olvidadas que llevan más de una década desaparecidas en combate, y sigo sin explicarme por qué no han vuelto los Strike de Electronic Arts. Porque Desert Strike marcó un antes y un después en 1992.

Desde aquel juego original de Mega Drive, la compañía canadiense disfrutó de cinco años muy productivos donde alargó la franquicia con cuatro juegos más. Hasta que se olvidó de ella, sin rastro alguno de la saga, ni siquiera en su servicio Origin para PC. Por eso nos apetece recordar el juego que lo inició todo.

El regreso al Golfo en 1992, según Electronic Arts

Desert Strike

Los juegos de combate áereos en aquella época solían ser o simuladores o los típicos shoot 'em up (los matamarcianos de toda la vida), donde se disparaba primero sin hacer preguntas después. Había excepciones, por supuesto, pero las opciones que abundaban eran sin duda esas dos primeras. De ahí que llamase tanto la atención la propuesta de Desert Strike, al entrar un factor estratégico.

Bajo un mapa único para cada fase, que podíamos explorar con total libertad con una vista isométrica muy característica de aquella época, se nos presentaban una serie de misiones donde no todo era disparar, sino también rescatar rehenes, por ejemplo. Y con la obligación de consultar detenidamente todos los objetivos, con su localización en el mapa, para no ir a lo loco y que la misión fuese un desastre.

Con la guerra del Golfo todavía reciente, EA nos llevó hasta un conflicto bélico ambientado en esa zona para ponernos frente al dictador Kilbaba a lo largo de cuatro fases que requerían paciencia y destreza hasta poder completarlas. Sí, el número era muy reducido, pero se compensaba con el número de misiones para cada una y la libertad para decidir el orden de afrontar cada uno de los objetivos.

Si bien nuestro general al inicio nos recomendaba seguir el orden establecido, lo bueno era precisamente que podíamos consultar en cualquier momento el mapa (pulsando el botón Start) para saber dónde tenía lugar cada misión. Incluso ver todas las unidades de la zona o los recursos, como combustible (que había que reponer) o la munición, que la de los misiles hellfire y los hydras eran limitados.

Desert Strike, el inicio de algo bonito (pero efímero)

Desert Strike

Con un control estándar tipo "tanque" para el manejo del helicóptero de combate estadounidense, aunque con dos variantes a mayores desde el menú principal, teníamos precisamente tres tipos de ataque en base a los botones A, B y C, con este último para la ametralladora. Según el sitio al que mirásemos, iban las balas o los misiles, pero con una dirección que se corregía levemente para ayudarnos.

Los objetivos podían ser estáticos, como radares o estaciones de electricidad, o estar en movimiento, como infantería y vehículos de combate, con anti-aéreos o también tanques de gran envergadura. Es por ello que había que dosificar bien el arsenal en base a la potencia y el objetivo, que no era plan de lanzar misiles contra un soldado, por mucho que hubiese puntos por el mapa con más munición.

Al estar ambientado en el desierto, las primeras fases pecaban de repetir bastante el esquema de los escenarios, con un cambio en el tono bastante pronunciado en la cuarta y última fase. Las misiones eran en su mayoría de destruir objetivos, pero también había que rescatar a rehenes (nos acercábamos y se activaba la escalera automáticamente después) o incluso capturar a algunos enemigos, teniendo que llevarlos hasta zona segura, que el helicóptero tenía un límite de unidades.

Desert Strike fue un buen punto de partida para una saga que nunca tuvo un mal juego, pero que tuvo una vida efímera en consolas de 16 y 32 bits, en alianza con portátiles (este clásico de 1992 tuvo una conversión a Game Boy Advance en 2002) y otros sistemas de la época. Tras Jungle Strike (1993), Urban Strike (1994) y Soviet Strike (1996), la saga se despediría con Nuclear Strike (1997), teniendo un sucedáneo en 1998 con Future Cop: LAPD, en el que controlamos un mecha.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

, he sentido un buen chute de nostalgia al rejugarlo y me ha sorprendido ver que Desert Strike sigue siendo tan divertido como el primer día. Se le puede echar en falta mayor variedad para los escenarios, pero no deja de ser el primer capítulo de una franquicia exitosa que duró tan solo cinco años. ¿Por qué no vuelve, EA?

Desert Strike

Desert Strike

Plataformas Mega Drive (versión analizada), Amiga, MS-DOS, Game Boy, SNES, Master System, Lynx, Game Gear y GBA
Multijugador No
Desarrollador Electronic Arts
Compañía Electronic Arts
Lanzamiento 1992
Precio No disponible

Lo mejor

  • Un juego de disparos diferente en los 90
  • Los objetivos iban in crescendo en cada fase
  • Esa perspectiva sigue llamando la atención

Lo peor

  • Tan solo constaba de cuatro fases
  • La muerte de la saga en 1997

-
La noticia Retroanálisis de Desert Strike, un giro radical a los juegos de helicópteros por parte de EA fue publicada originalmente en Vida Extra por Jarkendia .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito